Posee características organolépticas particulares. Sabor a nuez y panela y/o malta, característica común de los cacaos Criollos. Además, se destacan sabores afrutados importantes que lo definen como un cacao fino. Cultivado con prácticas agrícolas favorables para el medio ambiente, respetando los tiempos naturales del cultivo y con tratamientos post-cosecha rigurosos. Fermentando en cajón de madera, para desarrollar sus mejores cualidades.

Nominación: trinitaria con alta influencia criolla, según la zona

Perfil organoléptico:

  • Sabores: suave a cacao, nuez, malta y madera. Notas suaves a frutas rojas y plátano
  • Olor: floral y frutal
  • Acidez: moderada
  • Astringencia: suave
  • Amargor: suave

Fermentación: en cajones de madera, con temperatura controlada, secado en cama. Su fermentación varía entre un 70% y 80%.

0